junio 18, 2024

Esto es lo que pasa después de practicar sexo anal

No discutir el tema expone a las mujeres a diagnósticos erróneos, tratamientos inútiles y daños adicionales derivados de la falta de asesoría médica.

La reticencia de los médicos a discutir los posibles daños del sexo anal puede estar dejando desprotegida a una generación de mujeres jóvenes que desconocen los riesgos, escribieron dos investigadoras del Reino Unido en un artículo de opinión publicado en The BMJ.[1]No discutir el tema «expone a las mujeres a diagnósticos erróneos, tratamientos inútiles y daños adicionales derivados de la falta de asesoría médica», escribieron las Dras. Tabitha Gana y Lesley Hunt, de la Sheffield Teaching Hospitals NHS Foundation Trust y el Northern General Hospital, en Sheffield, Reino Unido.En su opinión, los profesionales de la salud, en particular los médicos de atención primaria, gastroenterología y cirugía colorrectal, «tienen el deber de reconocer los cambios en la sociedad en torno al sexo anal en mujeres jóvenes y enfrentar estos cambios con conversaciones abiertas, neutrales y sin prejuicios para garantizar que todas las mujeres tengan la información que necesitan para tomar decisiones informadas sobre el sexo».

Preguntar sobre el sexo anal es una práctica estándar en las clínicas de medicina genitourinaria, pero es menos frecuente en las clínicas de la práctica general y colorrectal, señalaron.Ya no es tabúEl sexo anal es cada vez más común entre las parejas heterosexuales jóvenes. En el Reino Unido, la participación en relaciones sexuales anales heterosexuales entre personas de 16 a 24 años aumentó de alrededor del 13 al 29 % en las últimas décadas, según datos de encuestas nacionales

Lo mismo está sucediendo en Estados Unidos, donde las investigaciones sugieren que entre un 30 % y un 44 % de los hombres y las mujeres informaron practicar sexo anal.La motivación individual para el sexo anal varía. Las mujeres jóvenes citan el placer, la curiosidad, complacer a los compañeros masculinos y la coerción como factores.

Hasta el 25 % de las mujeres con experiencia en sexo anal informaron que han sido presionadas a realizarlo al menos una vez, compartieron las Dras. Gana y Hunt.Sin embargo, debido a su asociación con el alcohol, el consumo de drogas y múltiples parejas sexuales, el coito anal se considera una conducta sexual de riesgo.También se asocia con problemas de salud específicos, indicaron las Dras. Gana y Hunt, incluyendo incontinencia fecal y lesión del esfínter anal, informados en mujeres que tienen relaciones sexuales anales.

Cuando se trata de incontinencia, las mujeres corren un mayor riesgo que los hombres debido a su diferente anatomía y los efectos de las hormonas, el embarazo y el parto en el piso pélvico